viernes, 11 de julio de 2008

PERIQUITO EN PAMPLONA

En alguna ocasión he dado mi opinión sobre lo que pienso de las corridas sanfermineras y de la plaza de Pamplona. Si hace un par de años escribía No, gracias, nada en este tiempo ha hecho modificar mis criterios, por lo que mi divorcio con la llamada Feria del Toro continua en el mismo punto, y sigo sin ver, ni por televisión, y mucho menos en la plaza, los festejos que se dan en el coso de Iruña. Por ello, salvo por lo que le leo a Eneko Andueza, poco o nada puedo decir de cómo va discurriendo el presente serial, aunque a juzgar por los encierros -ésos si suelo verlos- el trapío de los toros cumple, al menos, con las expectativas que del toro se tienen en la capital del Viejo Reyno.

Sí me ha llamado la atención, leyendo estos días cosas sobre Pamplona, la programación de los cursos taurinos de la Universidad Pública de Navarra que se celebrarán los días 21 y 22 del próximo mes de noviembre bajo el título de VI Jornadas sobre Ganado de lidia, de los que da cumplida cuenta Bastonito en Taurofilia. Y me sorprende, sobremanera, que esté anunciado uno de los días un torero (¿?) como Pedro Gutiérrez Lorenzo “El Capea” dentro de una mesa redonda que tratará sobre La Juventud y la Fiesta. Francamente, no sé qué pinta este “torerito sansirolé” -como solía llamarle Navalón- y menos en una mesa redonda dedicada a esa temática. Porque, si mi base de datos no me falla, el guayabo está a punto de cumplir la treintena ya que inició su carrera profesional, para la que evidentemente no se hallaba precisamente muy dotado, siendo ya bastante talludito. ¿Qué va a contar en esa mesa?: ¿Los esfuerzos, sudores y sacrificios que ha tenido que padecer para llegar a tener un nombre, mediocre y denostado, éso sí, por cualquier aficionado normal?. ¿O tratará de sincerarse y explicará cómo habiéndolo tenido todo hecho, desde que empezó le han instruido en el fraude de exigir novillos afeitados y le han enseñado sus mentores el fino arte de la ventaja, la trampa y la jujana?. En cualquier caso, cuente lo que cuente y diga lo que diga, no parece que quien le haya llamado para hacer esos bolos invernales en Pamplona tenga muy claro cómo ha de ser el espejo en el que debe mirarse la juventud interesada por el mundo de la fiesta.

3 comentarios:

Chacorro dijo...

La feria del toro provoca dos actitudes polarizadas,por un lado vive intensamente los encierros y se resalta la importancia del toro y por otro se echa de menos que la mayor parte que llena el coso no se entere de nada.El Capea,Manzanares,Cayetano son vidas paralelas,a todos ellos les han llevado entre algodones para llegar al lugar de privilegio que ocupan sin merecimiento.

BETIALAI dijo...

Así es, Chacorro. Pero es que mientras que Manzanares ha demostrado que si quiere puede y Cayetano, sin demostrar todavía nada, parece que algo tiene, este pobre Periquito, con los mismos agravantes que muy bien apuntas en los tres, lo único que ha demostrado hasta ahora es incapcidad, ineptitud e incompetencia.

chacorro dijo...

Un torero tiene que tener sello propio y Manzanares es un clon de su padre.A Cayetano le mantiene la parroquia femenina y ser un torero rosa.Capea es verdad que no torea bien, no tiene muñecas ni cintura ,pues gira todo el cuerpo para torear,como que estuviera escayolado de cintura para arriba,pero tiene una virtud mata bien.