viernes, 12 de septiembre de 2008

A NIVEL DE CALLE

José Usabiaga Lasa, aficionado de Tolosa, publica hoy en la sección Cartas al director del Diario Vasco, el rotativo de más tirada de Guipúzcoa, una carta a título particular dirigida a la empresa que rige los destinos de la plaza de toros de Illumbe. Oportuno su escrito, no sólo por lo que en él se dice, sino porque coincide su publicación en viernes, día en el que el periódico guipuzcoano del grupo Vocento suele dedicar una página al mundo de los toros, generalmente firmada por el periodista Julio Díaz de Alda, un escribidor alineado del lado de los taurinos, taurinillos y taurineadores, un junta letras dedicado desde que se inauguró el coso a ponerse al servicio de empresarios, toreros y ganaderos a los que, en función de su nombre y estatus, lanza más o menos incienso y a cuya mayor gloria dedica sus esfuerzos cuando Barquerito, titular de la crítica en ese grupo editorial, le deja algún espacio.

Transcribo literalmente lo expresado por José Usabiaga:

“Después de pasar la feria taurina de Semana Grande viendo corridas con toros propios de plazas de segunda categoría, y tras lamentar la imagen desolada de los tendidos casi vacíos, como preveíamos muchos aficionados, los Choperas dicen ahora que van a reflexionar. Y me pregunto yo, ¿reflexionar qué?. Un día pregunté a Oscar Chopera qué categoría tenía Illumbe y me respondió que era una plaza de Primera. Le dije, que en mi opinión, la casa Chopera defendía al toro, pero que en Illumbe no lo estaba haciendo. Y me replicó “Pues no vengas”. Respuesta de empresario. ¿Cómo se entiende que en las ferias de Bilbao, Santander y Vitoria las plazas hayan estado llenas de gente este año y en Donostia ha dado lástima ver los tendidos semivacíos?. Creo que si viera el padre de los Choperas y su abuelo don Pablo lo que está pasando, no estaría esto así, porque eran buenos aficionados y empresarios. Y que conste que los aficionados de aquí hemos conocido Bilbao a medias plazas hace quince años. Habéis echado a 3.000 aficionados-abonados por traer toros impresentables para una plaza de Primera. Claro, en Donostia el ganado lo compráis vosotros. En Bilbao sólo sois gestores; allí hay una comisión que elige los toros y así nos va.
Suerte y al toro.”

Ya no es, únicamente, el colectivo El Chofre, o una serie de aficionados que hemos sido críticos a lo largo de estos años con la empresa, los que mostramos nuestro malestar por el rumbo que ha tomado el coso donostiarra. Comienza, afortunadamente y ojalá no sea un hecho aislado, a haber contestación por parte del aficionado a nivel de calle. ¿Habrá respuesta por parte de Pablo y Óscar Martínez a estos escritos publicados en apenas cuatro días en dos medios diferentes, un portal de Internet, y un diario de amplia tirada en el territorio guipuzcoano, tendremos que esperar la callada por respuesta, o se limitarán a decirnos, como a José, que no volvamos?.

1 comentario:

Aitor dijo...

Mucho hemos tardado los aficionados de la capital guipuzcoana en comenzar a denunciar públicamente el desaguisado que esta pareja de hermanos "empresarios" están cometiendo en Illumbe. Hace 11 años comenzaron con todas las bendiciones, no solo las católicas de la inauguración del coso: record de abonados, público ilusionado, amplia cobertura informativa, ... Una década después, y gracias a una pésima gestión que se podría resumir como de "peor imposible", han conseguido apagar el ilusionante fuego de Illumbe reduciéndolo a unos tristes rescoldos con apenas fuerza para humear. Escasas e incluso nulas ventajas a los abonados, nula actividad paralela entre ferias (posible organización de capeas, visitas a ganaderías, coloquios), nula promoción de la afición (niños, 2x1), precios por las nubes,... Por ejemplo, hoy en día las empresas se pelean por disponer de datos personales de sus posibles clientes para efectuar campañas de refuerzo, mailings, etc... Pues estos "empresarios", a pesar de disponer de los datos de los abonados, ni siquiera se han dignado a enviar una triste felicitación navideña, calendarios, etc.. a los domicilios. Hace años compre por teléfono una entrada suelta para una corrida en Dax (FR). Desde entonces, todas la navidades recibo en casa una felicitación navideña de los gestores de Dax y todos los Julios los carteles de la feria. Si la gestión de la plaza de Illumbe se hubiera dejado en mano de un atajo de antitaurinos, hoy contaríamos con más público en los tendidos. Lo dicho: PEOR IMPOSIBLE. Y lo más triste de todo es que no hay alternativa posible por ser una plaza privada localizada en un municipio tapadamente contrario a la fiesta. Aitor