martes, 17 de junio de 2008

DESCONSIDERADOS Y DESAPRENSIVOS

Me refiero con este título a Cartuchero de Puerto de San Lorenzo y a Caribello de Cortés, segundo hierro de El Torero. Desconsiderados y desaprensivos no porque estuvieran justitos de trapío y el primero fuese manso pregonado y el segundo descastado y bobalicón, como toda la corrida, sino por maltratar de la forma que lo hicieron al protagonista de la fiesta. Claro que, en su descargo, habrá que decir que ellos tal vez se esperaban otra cosa. Quizá habían oído en la dehesa que los seleccionaban para ser lidiados por la máxima figura de entre todos los toreros y pensaron que en frente iban a tener a alguien que dominase la técnica del toreo, los parase, templase y mandase como dictan los cánones, cargase la suerte, citase en el sitio, los enganchase delante y los remates atrás, en una palabra que fuese capaz de poderlos, someterlos y estar por encima de ellos. Al encontrarse con que nada de esto ocurría, más bien lo contrario, y habiéndose enterado tras el desembarque que no sólo sus orejas pendían de un hilo, sino que había muchas posibilidades de que llegasen sin el rabo al desolladero, puede ser que se cabreasen y decidiesen no ser todo lo complacientes y amables como los que los mandaron traer de encargo pensaron en un primer momento. A un comentario de Vicente Albaserrada en el post del pasado día 4 le respondía: Buena sugerencia Vicente. ¿Ante que feroces bóvidos presentará mañanana El Mesías su numerito?. ¿Esta vez se decantará más por el lado Tancredo u obsequiará a la plebe aplaudidora mostrando la faceta del Ecce Homo?. ¿Mezclará sabiamente ambas cosas?. Está claro por los vídeos colgados por Rosa Jiménez Cano y lo léido a algunos bloggers absolutamente fiables que a esta segunda actuación vino claramente a montar el número del Ecce Homo.

De los bloggers entresaco estos párrafos de Joaquín Monfil en el foro de Taurofilia en su crónica titulada El nuevo Cordobés es de Galapagar, la cual podéis leer completa pinchando en el enlace que va encima del título:

"Hoy este valiente (o más bien temerario) pero torpe torero fue cogido cuatro veces y en las dos primeras no pasó nada. En la primera, en un quite, se cayó él solo en la cara del toro y el animal se le quedó mirando y le topó pero nada más. En las dos últimas cogidas que tuvo, cualquier toro de los tiempos antes de las fundas le habría matado, pero sólo ha tenido dos cornadas graves pero sin tocar vasos importantes. En quince días, a torear de nuevo. Luego, si a las corridas de toros les quitamos el riesgo fundamental de jugarse la vida, todo es falso. Este torero se queda quieto, cierto, se arrima aunque el toro se le cuele y a veces sucede que le trompica y le arrolla. Pero la mayoría de las veces el pitón no acierta a herir (¿No acierta o todo está controlado?, ¿hasta eso?). De todas formas, haga lo que haga, lo haga bien o mal, la mayoría va a la plaza a rugir y a soltar adrenalina, sin que su razón llegue a distinguir si debería aplaudir o protestar. Lo que en otros es motivo de mofa o crítica, si lo hace él está perfecto. Hoy le dieron una injusta oreja en su primero, tras pinchar perdiendo la muleta y una estocada caída y atravesada en el segundo intento. Hoy, hasta en el 7 se habían metido de todos los bandos. Como el otro día, en el que nos dejaron a unos pocos protestones solos, muchos de hoy hasta pidieron la oreja de ese primer toro, concedida. Y no había dado ni uno bueno y además metió el pico.

Pero lo peor vendría en el sobrero quinto, cuando hasta el 7 había protestado el inválido titular de El Puerto, finalmente cambiado por un sobrero descastado de El Torero, al que este Nuevo Mesías no sabía cómo burlar, es decir torear. Y tras ser arrollado repetidas veces y herido en una de ellas, se tiró a matar, siendo cogido y dejando una estocada baja y atravesada (casi en el costillar), pero tras la que el manso, inválido y descastado se echó. Y el volteado Nuevo Mesías recibió las dos orejas, tras lo cual se fue a la enfermería por su pie. Su forma de matar, siendo arrollado casi siempre, demuestra que este Nuevo Mesías no se ha leído el antiguo Testamento de la Tauromaquia, pues Costillares inventó el volapié en el siglo XVIII, de forma que tras clavar el estoque se salía limpiamente por el lateral del pitón derecho del toro ¿Si este Nuevo Mesías no se sabe el Antiguo Testamento, digo yo que, a lo mejor es que no es el Nuevo Mesías, no?."

Jandro en Toro, torero y afición titula su crónica La cuarta dimensión y en ella dice cosas como ésta:

"El espectacular arrimón con su segundo toro ha sido de cortar el aliento, decían unos por allí y otros que era la cuarta dimensión del toreo, pues la verdad yo me quedo con las dimensiones anteriores, las normales de toda la vida.Esa forma de matar, echándose encima del toro puede tener muy malas consecuencias y, aunque impresiona, sus resultados dejan mucho que desear. Sólo ver las dos estocadas de hoy.Nos gusta ver toreros valientes, pero entendemos y valoramos otras formas de demostrar el valor toreando y matando que arriesgan seguramente con menos espectáculo pero con más emoción, sentimiento y entrega."

Y un hombre sabio, el Sócrates de Coslada Pedro Jiménez Guijarro, ¡qué pena querido amigo que escribas tan pocas veces de toros!, además de dejar palpable que de casta le viene a Rosa, nos deja en su post Las Ventas parece Benidorm unas frases como las que siguen:

"Al torero de Galapagar yo lo he visto mal, enganchón tras enganchón, toreando al hilo y sin profundidad. El mando que se supone a todo maestro hoy se lo habría dejado en casa. Bueno, pues la plaza jaleaba como si fueran el no va más, hasta los pases más vulgares se gritan "ole".Para colmo mata de un bajonazo imperdonable al segundo de su lote. El personal se emociona porque JT se echa a los pitones sin dolerse al estilo Manili, pero Manili lo hizo con Miuras."

Tres botones de muestra que, junto con los vídeos, son elementos de juicio para hacerse una idea bastante aproximada de lo que fue la corrida y que por estos derroteros nada bueno puede avecinarse para el ya, desde hace mucho tiempo, maltrecho mundo de la fiesta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la cita, Betialai. Por motivos que no vienen al caso me llevé mi camarita a las Ventas y gravé las faenas enteritas, y como mi localidad está muy alta la perspectiva cenital es imperdonable con la colocación de los toreros ante el toro. Si deseas tenerla te mando una copia en dvd.
saludos
Sócrates

betialai dijo...

Muchas gracias a ti, Pedro. Es bueno que, en estos momentos de enajenación colectiva, personas como tú den muestras de serenidad y de cordura y con un par de renglones claros y concisos pongan las cosas en su sitio.

Un abrazo.