miércoles, 21 de mayo de 2008

A MI MANERA

No pensaba acercarme a Madrid este de San Isidro y había pospuesto mi habitual visita, si acaso, para la feria de otoño. Pero después de quitarme un peso de encima, sacudirme una losa que tuve tres meses encima, decidí que de alguna forma había que celebrarlo, y nada mejor que hacerlo a mi manera. La verdad es que, desde que se anunciaron sus carteles, el presente serial isidril no ofrecía demasiados alicientes y a excepción de alguna corrida suelta y las inefables de Adolfo y Victorino que cerrarán el ciclo, y que por motivos laborales este año me resultaban imposibles, no animaba precisamente a visitar el Foro. Una de esos festejos era el del próximo domingo donde, además, del atractivo de los Cuadri que, al margen del juego que puedan dan en el ruedo, garantizan que lo que se va a presenciar, al menos, va a ser una corrida de toros, se sumaba la comparecencia ante ellos de el maestro Frascuelo, un torero de los que quedan pocos y del que siempre esperas ver, como mínimo, algún detalle de su más que innegable torería. Así que, a mediados de semana, comencé a acariciar la posibilidad de darme un pequeño homenaje y, una vez solventados algunos cambios laborales pertinentes, pegarme una vuelta por la Villa y Corte para saludar a los amigos y acercarme a Las Ventas.

El primer jarro de agua fría me lo echó Javier Sáenz cuando me informó que podía haber problemas de entradas porque, curiosamente y a pesar de ser corrida para aficionados, era una de las que primero había agotado el papel tras ponerse a la venta las localidades sueltas una vez retirados los abonos. Una llamada al amigo Pedro García Macías -aún a riesgo de que algunos cretinos me pudiesen tachar de gorrón y aprovechado- dejó solucionado ese capítulo que se hubiese resuelto, así mismo, gracias a la gentileza de José Carlos Fernández-Villaverde, quien puso a mi disposición dos entradas en caso de que esa gestión hubiese resultada fallida. El segundo remojón llegó ante las dificultades de encontrar un alojamiento ad hoc en esas fechas. No era cuestión de incordiar para sólo dos días a mi más que amigo Juan Luis Rovira, una de las mejores voces del país, actor y director de doblaje, con quien tantas veces compartí en el 7 algunos momentos para recordar y otros que, evidentemente, ya están olvidados. Además, no me seducía tener que instalar mi cuartel general en Rivas-Vaciamadrid por mucho que este último fuese el pueblo de Marcial Lalanda y que su Ayuntamiento sea uno de los más rojos de todo el estado español. Gracias a los buenos oficios de Bastonito logré contactar con Marcelo Fortín quien, en un visto y no visto, solventó el asunto y me consiguió habitación en el hotel en el que se aloja, a un pasito de la plaza de Santa Ana y, por tanto, de la Cervecería Alemana, templo de culto y casi obligada visita en mis escapadas al Foro.

De manera que, una vez seco de los dos previos chaparrones, convertidos en fugaz shirimiri gracias a los amigos, no me quedaba más que sacar los billetes del Alvia, lo que hice el pasado viernes, y esperar al momento de subirme en el tren. Dos días que habrá que vivir a tope y, que más que descanso se convertirán en una auténtica paliza física, pero que merecerán la pena al poder compartir mantel con la gente de Toro, torero y afición, y poder saludar a viejas y nuevas amistades como Javier, Pedro, Costillares, Álvaro, las gentes de Vall d’Uxó con las que coincidimos en el I Encuentro de Aficionados, supongo que El Niño de las Ventas, poder pegarles un achuchón a Ghosty y a Alma, conocer de una vez a Jandro a cuyas crónicas fiables entro todos los días, y si da tiempo caer a la hora del café en la comida que también organiza Taurofilia, lástima no tener el don de la ubicuidad, para dar un abrazo a Martín, Pepe Carlos, Joaquín Monfil y a todos los que en torno a ellos se reúnan. Si luego los Cuadri embisten y a Frascuelo le da por mostrar su torería el viaje habrá resultado completo y la celebración que me he organizado, a mi manera, un auténtico éxito. Pero éso, y todo lo demás, lo contaré a la vuelta.

13 comentarios:

Ghosty dijo...

Achuchón prometido, Beti!!

Aprovecho la circunstancia para pedir sitio en esa comida de aficionados. Siento hacerlo tan tarde pero entre exámenes y mi mala memoria habitual, se me había pasado completamente.

Por desgracia, nobleza obliga, y después de la comida y los cafés téndré que tomar rumbo a Torrelodones para seguir con los apuntes de Periodismo Económico (sí, es tan aburrido como parece).

Bueno, que nos vemos en nás para seguir "conspirando" y "taurineando".

Un beso fuerte

dealvaro dijo...

Tu presencia el fin de semana en Madrid si que es un buen aliciente Miguel.

Nos vemos.

betialai dijo...

Para prevenir aglomeraciones de última hora nada más decirme que venías a la comida ya me encargué de apuntarte por mi cuenta, fantasmita.

Haremos risas, Álvaro, y, como dice Leti, conspiraremos y taurinearemos a placer, comme il faut.

Hasta dentro, casi,casi, de un ratillo.

jabonero dijo...

Que todos ustedes lo pasen bien y se acuerden de los ausentes.

Un fuerte abrazo

betialai dijo...

Pero, Pepe, si me dijo Alicia que a lo mejor caías tu también por Madrid, aunque por asuntos familiares. ¿No vas a poder sacar cinco minutillos para darnos un abrazo?.

¡Haz un esfuercillo, hombre!.

jabonero dijo...

Se hará lo que se pueda, aunque el problema está en que no dependo de mi tiempo.

Un saludo

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, esto promete...José Antonio no dudes que estaréis los dos en "esencia" con los que nos juntemos...al igual que echaremos de menos especialmente al Maestro Toni.
Buen viaje Beti.
¡Nos vemos el 25 y seguiremos en la "ruta!
La cita o bien en el apartado o después a las 13 horas en Puerta Grande...y luego la comidita y LOS TOROS CUADRI VON FRASCUELO y a ver si acaso con el extremeño de Badajoz Israel lancho y porqué no pedir bingo, como suelo decir soñar no cuesta dinero, con Iván García...
Un fuerte abrazo
Pgmacias

betialai dijo...

Gracias, Pedro, sabes que si me decidí fue gracias a tu impagable gestión a la hora de garantizarme la entrada,

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Jo... que envidia dáis. Tan buen rollito es gratificante despues de tanta malasangre fuera y tanta fiesta podrida dentro de Las Ventas.

¡Que lo paséis bien!

El Jaco

ALMA dijo...

Beti, mi achuchón también está garantizado, eh?
Pasaremos todos juntos un buen día, ya lo vereís. El domingo promete.

Buen viaje, Beti, Ya sabes, hablamos y nos vemos el sábado y/o domingo.

Un besazo

betialai dijo...

Gracias, Jaco. Intentaremos disfrutar a tope. ¿Buen rollito?, ¡pues claro!; si a pesar que a veces puede parecer lo contrario los aficionados somos, en general, muy buena gente aunque como en todo los sitios haya excepciones que confirman la regla. Lo que ocurre es que de vez en cuando nos cabreamos, sobre todo cuando algún tarado viene a tocarnos las pelotas.

Alma, ¿qué tiempo tenemos por Madrid?. Lo pregunto más que nada por si llevo los pompones o los reservo para agosto cuando vengas por Donosti. Un besazo y te llamo el sábado por la tarde.

ALMA dijo...

Beti, pues el tiempo espero que nos respete, porque parece ser que el fin de semana no hará demasiado sol.

¿Los pompones? Ya no me acordaba de ellos, hay que ver, estoy perdiendo mi espíritu de cheerleader... jejejejeje.

Hablamos el sábado.
Un besote y un abrazo

betialai dijo...

No, si ya te digo, al final me veo con la zamarra todo el día puesta y con el gorro de lluvia encima del "torrao".