lunes, 28 de abril de 2008

CARA Y CRUZ

Tardo en colgar el post para no quitar protagonismo a todo lo que nos va llegando de los diversos bloggers que pasaron este fin de semana en Zaragoza. Un denominador común en todos ellos: la palabra emoción, algo que referido a la fiesta siempre denota la presencia del toro íntegro en el ruedo de una plaza de toros. En este caso, además, hay que agregar que este sentimiento vino a producirse por la añadidura de haber podido contemplar un primer tercio, ése que poco a poco y paulatinamente nos llevan hurtando desde hace ya tiempo, en el que la esencia fue medir la bravura de los astados y no un mero trámite, a menudo mal hecho, y en el que volvió a cobrar protagonismo en toda su intensidad esa suerte de varas, eje central de la lidia tal y como reza el lema que anunciaba el II Encuentro de Aficionados que tuvo lugar a lo largo de los pasados sábado y domingo. Baste decir que, independientemente, de quien se alzó con el triunfo en la Corrida Concurso, lo importante fue que entre los dos bureles que claramente se destacaron como opositores a recibir ese galardón tomaron 11 varas, algo que, por desacostumbrado, ya es en sí noticia y que justifica, por cuanto significa, la presencia de cualquier aficionado en un coso taurino, representando la cara de este fin de semana taurino.

La cruz se vivió en Illumbe, donde ayer también estaba anunciada una Corrida Concurso de la que no tengo intención de hacer una crónica exhaustiva porque, francamente y tal y como estaba previsto, lo que se vio ayer en la plaza donostiarra de éso sólo tenía el nombre y el ojo de cerradura que se pintó en su albero. Lógico, si tenemos en cuenta que para tal efecto se habían seleccionado seis animales de encaste Domecq, seis supuestos toros de los denominados artistas criados para aguantar tropecientosmil muletazos embistiendo con la dulzura y suavidad propias del carretón imbécil, y para colaborar en el éxito final de sus matadores. Pasó lo que tenía que pasar, que al margen de no ver absolutamente nada destacable, ni excepcional, en la suerte de varas, todos llegaron a la muleta sin, prácticamente, una pizca de emoción, las fuerzas mermadas y una forma de embestir acorde para la función que habían sido fabricados. Nada importó que Morante viniese encomiablemente predispuesto y de que sus faenas, totalmente distintas y tremendamente sincera y ajustada a los preceptos básicos del toreo la segunda, se pudiesen extraer algunos muletazos de ensueño, o que El Juli pasota en su primero entendiese bien al que hizo quinto y realizase una faena de menos a más aprovechando que el toro se vino arriba en la muleta y recetase un estoconazo en las péndolas de irreprochable ejecución, ni mucho menos que Gallo, falto de recursos y de capacidad lidiadora, obsequiase al respetable con una labor pueblerina en el tercero y se pegase un estúpido arrimón que terminó en censura en el que cerró plaza. Tampoco fue trascendental que el toro que más transmitió en la muleta fue, curiosamente, el Fuente Ymbro jugado como sobrero y lidiado fuera de concurso, y que el burel de Gallardo que se alzó con el premio acudiese tres veces con alegría al caballo, pero escarbando antes de arrancarse en las tres ocasiones, empujando por un solo pitón en sus encuentros, y que fuese a morir cerquita de la puerta de chiqueros. ¿Qué más daba?, si a fin de cuentas lo que no se podía cumplir, dada la procedencia de los seis animales que iban a salir al albero, es esa máxima de que nada tiene importancia si no hay toro.

8 comentarios:

Ghosty dijo...

Se te echo de menos en Zaragoza, Beti. Pero bueno, siempre nos quedará Madrid, o Donosti o dónde sea, el caso es compartir charla, cañas, comida y toros contigo.

Un beso fuerte

betialai dijo...

A medida que llegaba el finde me iba poniendo morriñoso y tristón por no poder ir a Zaragoza. Imagínate después de leeros sobre la corrida y el Encuentro. Pues éso, que me tiraba de los pelos y me arrancaba mechones de las barbas a puñados. Y, para colmo y ya en plan masoca, no se me ocurre otra cosa que pasarme el domingo por Illumbe. Calcula en el estado de depresión profunda en el que me encontraba el lunes: francamente de preocupar.

Por supuesto que nos queda Madrid y muchos más sitios para esas charlas y esas cañas que teniéndote al lado son siempre un inmenso placer. Ojalá que pueda ser muy pronto.

Un besazo.

Opsen dijo...

A ver si es verdad y no os importa compartir tertulia con un forastero. Con la cantidad de expectativas que voy a Madrid este año, lo que me podría resarcir de los anunciados fracasos sería una bonita reunión con buenos amigos. A pensarlo seriamente.
Un abrazo

betialai dijo...

Habrá que parafrasear a Juan Belmonte cuando contestó a don Ramón María del Valle-Inclan, al espetarle éste que lo único que le quedaba por hacer en los toros era morir en el albero: "se hará lo que se pueda, don Marcelo, se hará lo que se pueda".

Y no por tratarse, en este caso, de una situación extrema, ni mucho menos tan dramática, como la que proponía el escritor al torero, no. Sencillamente porque, la verdad, es que mola y mucho.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

A Zaragoza me fue imposible ir y bien que lo sentí, pero ahora, si me lo permitís, también me apunto.
LUPIMON

betialai dijo...

Por supuesto que te lo permitimos, Luis. Será un honor.

Anónimo dijo...

Pues si todavía está el "quiosco" abierto me gustaría apuntarme también.
Un abrazo para los tres y un beso para Leti
Pgmacias

betialai dijo...

¿Cómo vamos a dejar fuera nada menos que al conductor del autobús?. Sería un auténtico despropósito.

Un abrazo.